Orígenes


George Ivanovitch Gurdjieff (1866-1949) dejó un legado de diversidad única y la expresión de una forma de pensamiento orgánica y coherente. Aparte de sus tres libros, que presentan una original visión de Dios, el universo y el ser humano, compuso también unas 200 piezas musicales y creó un intrigante conjunto de Danzas y ejercicios físicos llamados “Movimientos”.

El Trabajo

"El verdadero propósito de nuestra sociedad parece ser el apartar a las persona de la responsabilidad de sus vidas y actos. La vía de la transformación debe ser exactamente lo opuesto a esto; nos debe hacer libres, individuos responsables capaces de dirigir nuestras propias vidas en concordancia con el objetivo mayor."

 -J. G. Bennett-

Gurdjieff llama a su método de enseñanza "el Trabajo" porque requiere de nosotros un esfuerzo real que podemos hacer de forma invisible e interna. Estamos hablando de un trabajo psicológico interno, un trabajo que requiere no sólo de conocer las ideas, sino también de aplicarlas y experimentarlas en nosotros mismos. Esta aplicación práctica nos lleva a un cambio personal que nos abre a un nuevo nivel de conocimiento que algunos han llamado "conocimiento a través del Ser".

Arte Objetivo


Gurdjieff dijo que después de 20 años de exploración a través de Asia Central y Oriente Medio, trajo consigo tres cosas. Lo primero sería el sistema de conocimiento esotérico. Segundo, un conjunto de danzas sagradas y ejercicios; y tercero, piezas musicales, a muchas de las cuales las consideró arte objetivo. Las personas que trabajaron cerca de él durante algunos años, dijo que Gurdjieff consideraba estas tres partes igualmente importantes como vehículos para su enseñanza. No es posible hablar de las Danzas Sagradas sin hacer referencia a la música que las acompaña y al conocimiento que las envuelve.